Este año, 85 millones de mujeres y niñas se verán obligadas a quedar embarazadas porque se les niega la atención anticonceptiva que desean y necesitan.

Proporcionar un año de cuidado anticonceptivo costaría a su gobierno alrededor de $ 25 por cada mujer. Negarlo obligará a millones de mujeres y niñas a tener embarazos que no han planeado, no quieren y no pueden solventar; conduciendo a la mala salud, a la pobreza, y para 300.000 de ellas, también significa la muerte.

Y son las mujeres más pobres del mundo las que tienen más probabilidades de ser forzadas a embarazarse. No pueden decir "yo decido".

Ayuda a cambiar eso. Apoya el acceso universal a la anticoncepción.

UNETE

Únete a nuestra lucha y aprende más

Ayúdanos a correr la voz